Cómo evitar pérdidas en la producción y acceder a los mercados

PROTECCIÓN VEGETAL

Cómo evitar pérdidas en la producción y acceder a los mercados

Versión para impresiónEnviar por correoVersión PDF

Mediante el control de las moscas de la fruta, según afirmaron especialistas en la materia durante una rueda de prensa que se brindó en la primera jornada de la 9º Reunión Hemisférica Occidental del Grupo de Trabajo de la plaga.

BUENOS AIRES, 18 de octubre de 2016 – Especialistas del continente americano conversaron con la prensa, en el marco de la 9º Reunión Hemisférica Occidental del Grupo de Trabajo de las Moscas de la Fruta, que se celebra en Buenos Aires del 17 al 21 de octubre.

Los técnicos que respondieron las preguntas de los periodistas fueron la directora de Sanidad Vegetal del Senasa, Wilda Ramírez, el presidente de la 9° Reunión Hemisférica y especialista del Centro de Investigación del Colegio de la Frontera Sur de México, Pablo Liedo, el representante de la Cooperación Técnica, Investigación y Desarrollo del Organismo Internacional de Energía Atómica de Guatemala, Pedro Rendón, y el subdirector de Investigación y Desarrollo del Programa de la Mosca de los Frutos mexicano, Pablo Montoya.

“Es importante tener una fruta sana, lo que permite ingresarla a los mercados. La mosca representa una plaga que produce un daño directo en la producción frutícola porque pican el fruto, ponen sus huevos y las larvas que nacen de ellos se alimentan directamente de la fruta”, afirmó Ramírez.

Al respecto, afirmó Liedo que “la finalidad es que nuestros productores puedan producir y vender mejor. Esto abre oportunidades para el comercio internacional, el ingreso de divisas, trabajo para más personas”.

“Con una población creciente es necesario tener disponibilidad de frutas para alimentarla. Las restricciones a las frutas que no son sanas se aplican tal como a las personas con las enfermedades, por el riesgo que hay de que la plaga se establezca”, sostuvo el guatemalteco Pedro Rendón, a lo que añadió que una manera de control es la esterilización de insectos, “lo que evita el uso de plaguicidas y permite reducir costos para producir alimentos sanos”.

Para Rendón, desarrollar insectos estériles “permite un nuevo mercado, ya que hay países fuera de América que importan nuestra producción para controlar sus plagas”.

Por su parte, Montoya explicó que “desde la década de los noventa han crecido los programas que utilizan la técnica de la mosca estéril”, y que los principales objetivos de la reunión “son el intercambio de conocimientos y experiencias entre los programas sanitarios y retroalimentarse mutuamente”, para luego concluir que a nivel de la mitigación, “en estos treinta años los avances son sorprendentes, se han logrado declarar zonas libres de la plaga Chile, Argentina y Centroamérica”.

En Argentina la representante del Senasa sostuvo que “utilizamos la técnica de control del insecto estéril porque es un paquete tecnológico que permite producir fruta sana para acceder a mercados con restricciones cuarentenarias, lo que significa más empleo para nuestras economías regionales”. Y agregó: “En el Noreste argentino, la mosca afecta hasta un 20% del total de la producción de cítricos”.

Para alcanzar el control de esta plaga en el año 1994 se creó en la República Argentina el Programa Nacional de Control y Erradicación de Moscas de los Frutos (PROCEM). La estrategia de intervención se basa en la regionalización del Programa, con coordinación centralizada a cargo del Senasa. Actualmente se trabaja sobre 457.000 ha reconocidas como áreas libres, 306.300 ha de baja prevalencia y 309.800 ha bajo control.

La presente edición de la Reunión Hemisférica Occidental del Grupo de Trabajo de las Moscas de la Fruta es organizada por el Ministerio de Agroindustria, el Senasa, organismos públicos y el sector privado. Este encuentro se realiza cada 4 años y reúne a los especialistas en la materia de todo el continente.