Multilaterales

Versión para impresiónEnviar por correoVersión PDF

ACUERDO SOBRE MEDIDAS SANITARIAS Y FITOSANITARIAS

INTRODUCCIÓN
En el año 1995 se creó la Organización Mundial de Comercio (OMC) como resultado de la mayor ronda de negociaciones comerciales multilaterales, entrando en vigencia diferentes acuerdos, inspirados todos en algunos principios básicos que, esencialmente, apuntan a dotar al comercio internacional de mayor transparencia y previsibilidad así como a evitar restricciones arbitrarias o discriminatorias. Cabe mencionar que tales principios contemplan algunas excepciones; así, por ejemplo, el principio de no discriminación cede ante la existencia de ciertos acuerdos de integración económica.
Entre los acuerdos que guardan relación con las competencias del Senasa se destacan el Acuerdo sobre Medidas Sanitarias y Fitosanitarias y el Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio, conocidos por sus siglas en inglés como SPS y TBT, respectivamente.  
El Acuerdo SPS regula la elaboración y aplicación de medidas de índole sanitaria, fitosanitaria y de inocuidad de alimentos en cuanto tales medidas puedan afectar el comercio internacional. Entre otras cuestiones, con miras a facilitar el intercambio comercial, alienta la armonización normativa y a tal efecto reconoce a tres organizaciones de referencia: la Organización Internacional de Sanidad Animal (OIE), la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF), y la Comisión del Codex Alimentarius referida a la inocuidad de los alimentos y prácticas leales de comercio.

RESUMEN DE LAS TAREAS
El Acuerdo SPS es administrado por un Comité integrado por todos los miembros de la OMC que se reúne en Ginebra tres veces al año. La Argentina ha tenido una participación continua en las reuniones del Comité, principalmente a través del Senasa y del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

TEMAS DE AGENDA
Las reuniones del Comité se desarrollan en torno a una agenda cuyos temas, en líneas generales, pueden dividirse en horizontales y verticales.
Los temas horizontales se relacionan con la operatividad del Acuerdo MSF, destacándose:
• Buenos oficios: desde hace algún tiempo el Comité MSF viene discutiendo el diseño de un mecanismo flexible al que los miembros puedan recurrir cuando afrontan un problema comercial como consecuencia de la aplicación de una medida sanitaria o fitosanitaria determinada. En tal sentido, cabe señalar que a la fecha los miembros pueden plantear una preocupación comercial en la agenda del Comité o recurrir al procedimiento formal de solución de diferencias de la OMC. El mecanismo de buenos oficios, que involucra la asistencia del Presidente del Comité, pretende ser una instancia intermedia entre las dos alternativas mencionadas.
• Normas privadas: varios miembros de la OMC ven con preocupación el avance de requisitos establecidos y/o exigidos por el sector privado y que, en muchos casos, se apartan de los principios convenidos multilateralmente. Sin desconocer que existen experiencias positivas, el Comité ha centrado sus esfuerzos en discutir posibles vías de acción para minimizar los efectos negativos de las normas privadas en el comercio internacional.
• Coordinación entre el Comité MSF y la OIE, el CIPF y el Codex: a partir de las recomendaciones surgidas de un taller realizado por la OMC en octubre, algunos miembros han formulado propuestas tendientes a mejorar la articulación los cuatro organismos.
En materia de temas verticales se destacan especialmente dos:
• Actividades relevantes de los miembros: es una instancia de la que disponen los miembros para informar respecto de actividades que estén desarrollando y que se vinculen con el Acuerdo MSF. Por ejemplo, bajo este punto el Senasa brindó oportunamente información sobre el Programa Nacional de Prevención de Huanglongbing (HLB), y la disponibilidad del documento “Análisis de los factores de riesgo vinculados a EEB en la Argentina”, entre otros.
• Preocupaciones comerciales específicas: es el punto de agenda por el cual los miembros cuestionan determinadas medidas adoptadas por un país. La Argentina no ha recibido planteos bajo este punto. En cambio, nuestro país ha presentado preocupaciones comerciales frente a Chile y Estados Unidos, por ejemplo. También hay casos en que se ha sumado a las preocupaciones planteadas por otros miembros (en relación a cierta legislación adoptada por Turquía respecto a organismos genéticamente modificados – OMG-, por ejemplo).
Para más información, ingresar a: www.wto.org/spanish/tratop_s/sps_s/sps_s.htm

ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DE SANIDAD ANIMAL (OIE)

INTRODUCCIÓN
Es la organización internacional de referencia para el Acuerdo sobre Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (MSF) en materia de sanidad animal, y tiene a su cargo bregar por mejorar la sanidad animal en el mundo.
La necesidad de combatir contra las enfermedades de los animales a nivel mundial constituyó el motivo por el cual se creó la Oficina Internacional de Epizootias (OIE) por el Acuerdo internacional firmado el 25 de enero de 1924. En mayo de 2003 la Oficina se convirtió en la Organización Mundial de Sanidad Animal, pero conserva su sigla histórica OIE.

Básicamente, tiene tres cometidos principales:
• informar a los miembros acerca de la aparición y el curso de las enfermedades de los animales en todo el mundo y de los medios para combatirlas;
• coordinar la investigación internacional dedicada a la vigilancia de las enfermedades de los animales y la lucha contra ellas;
• promover la armonización de la reglamentación sanitaria relativa al comercio de animales y sus productos entre los miembros.

Estos objetivos son perseguidos mediante distintas actividades, en particular el establecimiento de normas, directrices y recomendaciones sobre sanidad animal y zoonosis. Las mismas están orientadas a garantizar la seguridad sanitaria del comercio internacional de animales y sus productos y a evitar la imposición de barreras injustificadas. La OIE también ha avanzado en el establecimiento de normas sobre bienestar animal.

Para más información, ingresar a: www.oie.int

RESUMEN DE LAS TAREAS
En el transcurso de estos años ha aumentado la participación del Senasa en los comentarios de los proyectos de capítulos del Código Sanitario para los Animales Terrestres en temas que no sólo abarcan a la Fiebre aftosa sino también a otras enfermedades como EEB, Influenza aviar, Peste porcina clásica, de las Abejas melíferas, de los Equinos, entre otras.  
Han intervenido técnicos argentinos en la elaboración de documentos estratégicos de  la OIE, a la vez que muchos han sido y son funcionarios permanentes de la misma en diversas áreas, por ej.: Jefe del Dpto. Científico Técnico, representante regional de la OIE para las Américas. Con la intervención en estos cargos fue aumentando el reconocimiento del expertise de los técnicos argentinos por parte de la OIE.
Además la OIE reconoció como un Centro Colaborador al Centro Buenos Aires para la capacitación de los Servicios Veterinarios de habla hispana (CEBASEV), creado por el Senasa y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).
Actualmente la OIE tiene reconocido 7 laboratorios de Referencia de la Argentina para las siguientes enfermedades: Fiebre aftosa, Leptospirosis, Tuberculosis bovina, Paratuberculosis, Brucelosis, Loque americana y EEB – Prurigo lumbar.

CONVENCIÓN INTERNACIONAL DE PROTECCIÓN FITOSANITARIA (CIPF)

INTRODUCCIÓN
Es un tratado multilateral para la cooperación internacional en la esfera de la protección fitosanitaria que cuenta a la fecha con 177 signatarios. La Argentina participa activamente en la negociación técnica de los diferentes documentos de agenda que se discuten anualmente.

La Convención elabora disposiciones para la aplicación de medidas por parte de los gobiernos con objeto de proteger sus recursos vegetales de plagas perjudiciales que pueden introducirse mediante el comercio internacional. La Argentina participa activamente en la negociación técnica de los diferentes documentos de agenda que se discuten anualmente.

La CIPF se adoptó por primera vez en 1951 y ha sido objeto de dos modificaciones, la más reciente en 1997 (en esta última revisión se incluyó su función en relación con los Acuerdos de la OMC, en particular el Acuerdo MSF). La CIPF complementa el Acuerdo MSF mediante la formulación de normas internacionales que contribuyen a garantizar que las medidas fitosanitarias cuenten con una base científica para su introducción y fortalecimiento y no se utilicen como obstáculos injustificados al comercio internacional.

RESUMEN DE LAS TAREAS
La Comisión de Medidas Fitosanitaria (CMF) de la CIPF se reúne en marzo o abril de todos los años, en la Sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en Roma, Italia, con el fin de promover la cooperación para ayudar a realizar los objetivos de la CIPF.

En particular, la CMF:
• examina el estado de la protección fitosanitaria en el mundo;
• determina las medidas necesarias para combatir la propagación de plagas hacia nuevas zonas;
• elabora y adopta normas internacionales;
• establece reglamentos y procedimientos para la solución de diferencias;
• adopta directrices para el reconocimiento de las organizaciones regionales de protección fitosanitaria;
• coopera con las organizaciones internacionales en las cuestiones comprendidas en la Convención.

Los miembros de la Comisión son las partes firmantes de la Convención y les incumbe la ejecución del programa de trabajo de elaboración de normas, intercambio de información y creación de capacidad. Asisten a las reuniones de la CMF representantes de cada parte firmante, además de observadores de diferentes organizaciones, como las organizaciones regionales de protección fitosanitaria, el Comité de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la OMC, el Fondo para la Aplicación de Normas y el Fomento del Comercio, y el Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Durante las reuniones también se lleva a cabo una sesión científica para el debate de cuestiones importantes. En las reuniones pasadas se han tratado temas como el desplazamiento de plagas a través de los embarques de ayuda alimentaria y el efecto potencial del cambio climático en la propagación de especies exóticas invasoras. Los documentos de la CMF se publican en la página web conforme van estando disponibles.

Para más información, ingresar a: www.ippc.int

CODEX ALIMENTARIUS

INTRODUCCIÓN
La Comisión del Codex Alimentarius fue creada en 1963 por la FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para desarrollar normas alimentarias y otros textos relacionados tales como códigos de prácticas y directrices bajo el Programa Conjunto FAO/OMS de Normas Alimentarias.

En este sentido, se define el “Codex Alimentarius” (o Código Alimentario) como un compendio de normas y guías destinadas a proteger la salud de los consumidores y garantizar prácticas leales en el comercio de productos alimentarios con miras a facilitar el comercio internacional entre los mismos. Es en sí mismo una organización intergubernamental que cuenta actualmente con 185 miembros que representan en conjunto alrededor del 99% del comercio  global de productos alimenticios.

En el marco del Acuerdo sobre Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, el Codex Alimentarius es el organismo de referencia en materia de inocuidad de los alimentos y prácticas leales de comercio.

El Codex organiza su trabajo a partir de comités temáticos (como organismos subsidiarios), presididos cada uno por un país, en los cuales se abordan anualmente documentos de negociación, que son luego aprobados por la Comisión. Este ordenamiento ha sido replicado en la Argentina, existiendo entonces una Comisión Nacional, un Punto Focal que coordina todos los trabajos, y diferentes comités técnicos distribuidos entre los diferentes organismos nacionales competentes.

El Senasa posee los secretariados nacionales de 7 comités técnicos, los cuales gestionan el estudio de los documentos de agenda y la elaboración de comentarios que son enviados como posición país. La participación en estos comités es abierta a otros organismos técnicos nacionales y a la sociedad civil, especialmente las cámaras empresarias que representan a los sectores en los cuales estas normas impactan.


Para más información, consulte en el Comité de interés